Seguimiento e interceptación de los teléfonos a los abogados de la Corporación Justicia y Dignidad

En el día de ayer 18 de noviembre de 2010, alrededor de las 8:00 P.M. los abogados de La Corporación Justicia y Dignidad SOFIA LOPEZ y ALEXANDER MONTAÑA, fueron víctimas de seguimientos en la ciudad de Cali por dos individuos que se movilizaban en un taxi.

El seguimiento se produjo desde que los abogados abordaron un taxi de servicio público en la Avenida Sexta Norte con destino al norte de la ciudad.

A una corta distancia del que se desplazaban los abogados, otro taxi de servicio público en el que se movilizaban dos individuos: el conductor y otro sujeto corpulento de tez blanca. En actitud persecutoria el taxi les realizó un seguimiento durante toda Avenida Vásquez Cobo y, en la glorieta de la Terminal de Transportes se les acercó. El individuo que iba -lo que es inusual- en la silla delantera al lado del chofer insistentemente miró de manera intimidante a los abogados como intentando sacar algo por la ventilla del vehículo.  Ante la actitud  agresiva  de los conductores de ese vehículo, los abogados ordenaron al taxista que los transportaba que saliera rápido del lugar. Sin embargo los agresores atravesaron su vehículo impidiendo el paso del taxi en el que se desplazaban los abogados, pero la insistencia de los otros vehículos por el trancón que se formó, los obligó seguir la marcha. Este fue un momento de mucha angustia. El taxista con los abogaos cambió de ruta y el vehículo con los dos sujetos siguió por la calle 25 hacia el sur.

La intimidación duro aproximadamente 5 minutos  y causo terror en los abogados porque era claro que el acompañante del taxista intento hacer algo, sin embargo las circunstancias narradas evito que se produjera algo lamentable.

Hay que recordar que el pasado 5 de octubre los mismos abogados fueron seguidos por varios individuos y posteriormente fueron agredidos causándole a uno de los juristas unas lesiones personales de 15 días de incapacidad según medicina legal.

Por otra parte se ha puesto en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación interceptación ilegal de los teléfonos celulares ya que las llamadas se desvían a una estación de policía de la ciudad de Cali.

Por otra parte el viernes 12 de noviembre, RAFAEL ULCUE PERDOMO uno de los dirigentes de las Veredas El Vergel de Caloto-Cauca, beneficiario de las medidas cautelares MC97/10 de la CIDH fue abordado por un hombre corpulento trigueño que se movilizaba en una moto azul DT 175 sin placas y con un casco azul. El individuo le dijo en tono amenazante que: “DE MODO QUE SE CONFABULARON PARA SACAR AL ESTADO DE LA REGION. TENGA CUIDADO QUE LE PUEDE PASAR ALGO”.

La Corporación Justicia y Dignidad se encuentra adelantando acompañamiento jurídico a víctimas de crímenes de Estado en los departamentos del Sur Occidente Colombiano, tanto con acciones jurídicas nacionales como en el trámite de peticiones y medidas de protección ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En el marco de la concertación de las medidas cautelares otorgadas por la CIDH el 13 de agosto de 2010 a 179 familias de las veredas El Vergel y El Pedregal de Caloto Cauca, la Corporación Justicia y Dignidad en calidad de peticionario solicito al Estado de Colombia garantías y protección para poder seguir asistiendo a las víctimas, sin embargo la solicitud fue negada por la Cancillería con el argumento que solo los beneficiarios de las medidas cautelares pueden ser objeto de protección.

Es evidente la desprotección en que se encuentran los defensores de derechos humanos de las regiones en Colombia. Específicamente los abogados representantes de víctimas no gozamos de garantías necesarias para ejercer adecuadamente nuestra labor. Las agresiones, los montajes judiciales, las interceptaciones

Solicitamos a las organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales divulgar la presenten denuncia y exigir al Estado la investigación correspondiente y protección y garantía para la defensa de los derechos humanos en el sur occidente del país.

Santiago de Cali- Valle del Cauca, 19 de octubre de 2010